Cacotopía

“Cacotopía: publicación en el siglo XVIII

de News from the dead (1715)”, de V. M. Budakov

 

María Teresa G. Cortés

En noviembre de 2011, cosas de Internet, recibía en mi correo electrónico un mensaje muy interesante del profesor Vesselin M. Budakov, de la Facultad de Filología Clásica y Moderna de la Universidad de Sofía (Bulgaria), comentándome que había descubierto que la palabra “cacotopía” no fue acuñada por Jeremy Bentham. Según sus investigaciones, el término “cacotopía” había sido usado en la prensa inglesa cien años antes de que este filósofo lo hiciera. Tras intercambiar algunos mensajes electrónicos, el Sr. Budakov me entregaba su manuscrito para su traducción al español. El trabajo del doctor Budakov, que en español lleva por título “Cacotopía: publicación en el siglo XVIII de News from the dead (1715)”, había sido divulgado en inglés meses antes en Notes and Queries con el nombre de cacotopia: An Eighteenth Century Appearance in News from the Dead (1715). [i]

Comentemos que el Dr. Budakov conocía a través de la revista El Catoblepas una reseña sobre las Distopías de la utopía. El mito del multiculturalismo (Editorial Academia del Hispanismo, 2010), en donde curiosamente yo a su vez mencionaba a este filólogo e investigador búlgaro. Por supuesto, fue imposible rechazar su ofrecimiento, dado el valor del hallazgo filológico. Así que como primicia en lengua española aquí vamos a desvelar los orígenes del neologismo “cacotopía” y su empleo en plena Edad Moderna.

Finalmente, en la traducción del artículo de V. M. Budakov que hoy presentamos, he procurado mantener las estructuras sintácticas, propias del idioma español, sin romper la frescura de un texto original que, recordémoslo de nuevo, fue escrito hace casi 300 años. Por otra parte, y como observarán, las notas a pie de página pertenecen en su mayoría al Sr. Budakov, salvo cuando se indique lo contrario. El contexto puritano, severo y estricto explica por sí mismo por qué el autor del periódico News from the dead aplicaba ya en 1715 la voz “cacotopía” para denunciar hechos moral y socialmente poco edificantes.

 

*     *     *

:

Cacotopía: publicación en el siglo XVIII

de News from the dead (1715)

 

V. M. Budakov

Según el OED [2] la palabra “cacotopía” fue acuñada por Jeremy Bentham y apareció usada por primera vez con ocasión de su Plan de reforma parlamentaria de 1818. [3] Por mor de precisión, el término apareció en realidad en la primera edición del Plan de Bentham en 1817 significando lo contrario de utopía. [4] Pero fue en la edición de 1818 en donde se amplió este contraste con la inserción de paréntesis esclarecedores: «cuando en referencia a Utopía (o la sede imaginada del mejor gobierno) suponemos una Cacotopía (o la sede imaginada del peor gobierno), descubierta y descrita, ¿no sería este tipo de inmundicia “una característica fundamental” de aquélla» [5] Claramente, las inserciones de Bentham de 1818 definen explícitamente cacotopía como lo opuesto a utopía en el sentido, generalmente admitido, de eutopía.

Mi estudio de la sátira utópica del siglo XVIII, sin embargo, encontró la evidencia de que la palabra cacotopía había sido ya acuñada con un siglo de antelación. El neologismo con sus formas derivadas Cacotópica y Cacotópicos apareció diecisiete veces en News from the Dead: or the Monthly Packet of True Intelligence from the Other World. Written by Mercury [6] de 1715, una revista en ocho fascículos mensuales con noticias semanales, generalmente atribuida a Thomas Berington, que alcanzó tres ediciones: la de 1714-15, la de 1719 y 1756. [7] Para mi estudio empleo la segunda edición de News from the Dead en la que el año de publicación, 1719, aparece únicamente en la portada de la Parte I y las partes posteriores llevan la fecha de 1715 sobre sus portadas. [8]

Si bien no tiene, como en el trabajo de Bentham, relación directa con utopía, la cacotopía de principios del siglo XVIII solo alude a un significado invertido, opuesto a utopía, poniendo de manifiesto su antítesis con eutopía o “lugar de felicidad”. [9] Aunque no definida propiamente como concepto, la descripción de cacotopía de 1715 esboza una visión satírica sobre Gran Bretaña que arremete contra la impiedad de la sociedad contemporánea y considera la vida cual pesadilla moral. Al personificar la inmoralidad e incredulidad religiosa, Cacotopía, se argüirá, significa el “lugar maligno” y constituye una alegoría de un mundo pecaminoso, malvado y, sin duda, su sátira denunciatoria. News from the Dead pinta el infierno cual espejo satírico de Gran Bretaña, y la publicación periódica de la edición de marzo en particular describe Cacotopía como alegoría de Gran Bretaña que, según el escritor satírico da a entender, es incluso peor que el infierno.

La palabra Cacotopía aparece en el tercer reportaje de noticias semanales del mes de marzo. Supuestamente cubriendo eventos “desde el lunes 14 de Marzo al lunes 21 de Marzo”, un despacho de noticias desde Heliópolis fechado el 14 de Marzo [10] abre con un comentario acerca de un intercambio de misivas entre los dos mundos: «Este Día fue creada y enviada una Comisión desde la Oficina del Secretario al fiel Súbdito de su Majestad Infernal en Cacotopía; y otra pasaba el Sello de la Junta para una Amiga de la Metrópolis del mismo Reino» (17). El resto de la publicación periódica es una carta de viaje sellada, «enviada por un Demonio, de servicio en la Tierra, a su Amigo en el Infierno» (17). Confiando en la insinuación del neologismo [“cacotopía”] y en la destreza de los lectores para adivinar su significado alegórico, la carta rememora la reunión con Lucífer antes del viaje realizado al mundo de arriba:

Habiendo informado a su Majestad de mi Pase, y de las Órdenes del Secretario que tenía para despachar en Cacotopía, no fue pequeña la expresión de Alegría y Satisfacción en su semblante cuando Leyó ese Nombre. ¡Cacotopía!, dice él, ¡qué Placer y Alegría fluyen en mi Cabeza y en mis Entrañas al mencionar y pensar en tan dulce Lugar! (18-19)

Si el escritor satírico aceptó Cacotopía a partir de algún lugar o si él mismo acuñó la voz, el concepto fue obviamente elaborado para sugerir en forma de antonimia el equivalente a utopía, y ello con el objetivo particular de parodiar la noción de “un dulce Lugar”. [11] Los diccionarios de la época arrojan distintivamente luz sobre los significados negativos que el prefijo “caco” denotaba en palabras compuestas. El afijo viene del griego “κακòς” que significa lo “defectuoso”, [12] el “infortunio”, lo [que está] “mal hecho”, lo “viciado”, asunto que se ve en nombres compuestos como “cacoquimia”, “cacodaimon”, “cacografía”, “cacofonía”. [13] Claramente, Cacotopía o el mal lugar, en tanto alegoría de la moralmente depravada sociedad británica, resulta ser un equivalente, en negativo, a utopía con el propósito de invertir su sentido de lugar feliz y, eso parece, aludir, por ejemplo, al satírico “Ningún Lugar” [14] que, con toda claridad, representa a Inglaterra, además de desafiar la teoría de una bien ordenada Commonwealth de la ciencia política contemporánea.

Curiosamente, la entrada de diccionario “cacobasilea”, interpretada como “un Reino enfermo” tanto en los diccionarios bilingües de Elisa Cole como en el de Francis Gouldman, [15] viene a denotar lo mismo que Cacotopía cual alegoría de un reino enfermo y moralmente descarriado. Un vínculo directo entre los dos conceptos puede sin embargo ser algo puramente especulativo. “Caco”, aunque de modo parcial, reaparece incluso con otro nombre propio en la Parte III de News from de Dead: “Philocaco”, o el amante del mal, es un noble a quien la corte infernal le otorga el “Poder y Privilegio” de “seducir a la Humanidad” (33) violando todos los apartados de, citan, la “Ley contra la Blasfemia” de 1697 y la “Proclama contra la Profanación” de 1702. [16]

La sátira describe Cacotopía como lugar sacrílego y denuncia su ausencia de religión. Aunque, el narrador lo apunta, “haya tan poca religión practicada en Cacotopía, no hay Reino en el Mundo en el que haya más Agitación, Ruido y Contención en torno a la religión que en éste” (20). El enfoque satírico incide en la impiedad como rasgo primordial de Cacotopía:

No hay un País en el Mundo que haya escrito más y mejor sobre nuestro Interés que los Cacotópicos: Ateísmo, Deísmo, Arrianismo, Librepensamiento, etc., han sido gloriosamente mantenidos en Cacotopía. Alegra mi Corazón ver cómo ellos desagradecidamente abusan de las excepcionales Bendiciones del Cielo al dedicar su Sabiduría y Habilidades al servicio del Infierno. (23)

El tema recurrente del ensayo es que la irreligión es incompatible con la moralidad. La avaricia y el lucro en ese relato aparecen como atributos de Cacotopía: «Si una Deidad es adorada en Cacotopía, es la de nuestro buen Amigo Mammón, [17] que gobierna sobre sus Devotos en esta Nación a través del Interés de su Adjunto, en inglés, Philocryso». (21)

El neologismo, entonces, aparece en el enfoque crítico al sistema legal: «Este Dios en todas las Partes del País tiene muchos Templos en los que reside, [Templos] que otras Naciones llaman Tribunales de Justicia: Él es servido por un gran Número de Sacerdotes; en Lenguaje Cacotópico llamados Longorobitae (Abogados en inglés)» (21). Esta última palabra va aparentemente referida a la descripción despectiva de los fiscales como “los Señores de Larga Túnica”. [18]

Además, la palabra Cacofonía es usada para representar la deslealtad y la maldad que parecen acompañar la vida contemporánea. La sátira, por lo tanto, reivindica que «ninguno puede confiar en un Juramento de un Cacotópico o creerse seguro de sí a partir de tal Palabra» (24-25), y especula entonces acerca de «si un Cacotópico te cuenta que su Vida y su Fortuna están a tu Servicio…., tu propia Vida y Fortuna está en Peligro; él tiene un Plan sobre ti, completamente contrario al Significado de esas Palabras» (25).

No menos provocativo es el informe sobre los pasatiempos de la metrópolis que revela la decadencia moral como rasgo ubicuo de Cacotopía. «Cazar, Beber y Prostituirse», «chillar yendo tras Bestias y Pájaros salvajes», «beber Licores embarrados y llevar a la Boca el Humo de una Hierba fétida chupando una Pipa de Arcilla» (26-27), son críticamente tratados como disipaciones sociales señaladas. «A pesar de todos estos toscos divertimentos», recalca el ensayo,

son tan deliciosos para los Cacotópicos, aunque solo fuese por beber y fumar…: Esto es el Paraíso para ellos, el cual, hace pocos Años de esto, les resulta mejor que una Eternidad de Celestial Beatitud, y no existe un verdadero Cacotópico que quiera perderse esto y no condenar su alma por la Bebida y el Tabaco.(27)

Dos anécdotas ilustran aún más la debilidad por fumar; en la primera, «[un] Cacotópico que iba una vez caminando por la Ladera de una Montaña se cayó por un Precipicio de diez Brazas, una Cuarta parte del cual fue suficiente para romperle el cuello; el único consuelo de este final es que, como remate, la pipa de arcilla continúa afortunadamente intacta» (27–28).

Al cierre de esta carta adjunta, el viajero hace un comentario sobre la depravación moral de la metrópolis que, tal como él lo ve, aguarda su inminente destino de destrucción bíblica: «He dicho poco de la Metrópolis de Cacotopía, empero lo dejo para otra Ocasión: Baste en este momento para decirle que podría rivalizar en Maldad con sus Hermanas Sodoma y Gomorra; sin embargo, [Cacotopía] se mantiene aún en pie» (28).

Por último, los comentarios jocosos sobre cómo no era descubierto el diablo como espía del submundo finalizan el ensayo y, con gracia, determinan que la práctica divina del mundo superior es más bien un tipo de farsa ceremonial:

Quizá usted pueda preguntarse cómo logro yo no ser descubierto por no rezar a la Divinidad. Esta es la Cuestión más sencilla entre un millar: Cualquiera que conozca Cacotopía dará fácilmente cuenta de esta Dificultad. En términos generales, los Cacotópicos nunca rezan: Hay millones de ellos a los que nunca se les ha visto [orar] de rodillas, a menos que sea una vez a la Semana por causa de la Moda. (29).

El siguiente ensayo semanal, “De lunes 21 de Marzo a lunes 28 de Marzo”, afirma que el relato semanal anterior es solo «la primera Parte de la Carta” incluida en la entrega mensual. Declara que “es en inglés sencillo” cómo la sátira desvela su verdadero objetivo y su alegórica trascendencia, y continúa con un consejo moralista: «Yo espero que los Cacotópicos tomen en seria Consideración esos Defectos nacionales que son insinuados allí» (30). Pero, en lo que parece ser la segunda parte de este discurso no se hace ninguna mención directa a Cacotopía. Con toda claridad, News from the Dead emplea Cacotopía para denotar el “lugar del mal” como epítome de impiedad e irreligión que parece fomentar una sociedad moralmente corrupta.

Que apareciera tres veces la voz Cacotopía en el siglo XVIII en tres ediciones de News from the Dead ―que ganó un cierto reconocimiento en las secciones de anuncios clasificados de periódicos― sugiere la posibilidad de que el neologismo no hubiera pasado desapercibido entre el público lector. [19] Por lo tanto, cabe admitir que el uso de Cacotopía no sea necesariamente el único caso durante el siglo XVIII antes de su resurrección en el Plan de Bentham, de 1817.

A pesar de que puede ser discutible si Cacotopía apareció por primera vez en 1715, es cierto al menos que el concepto había estado en circulación en inglés mucho antes de que Bentham empleara la palabra. Irónicamente, News from the Dead proporciona una respuesta a la pregunta retórica planteada por Bentham cien años más tarde con respecto a la base moral de la regla de gobierno. Si Bentham puede haber sabido de la existencia de la palabra o si es solo cuestión de coincidencia literaria que él acuñara una palabra que ya lo había sido, está abierto al debate. Lo que queda claro, sin embargo, es que los rasgos descritos que caracterizan a Cacotopía a principios del siglo XVIII como utopía inversa no solo recurren al mismo contraste antitético respecto a utopía que Bentham sacó a colación en 1817, sino que también concuerdan con la interpretación moderna y con las definiciones aceptadas del término hoy en día.

V. M. BUDAKOV
Universidad de Sofía (Bulgaria)


NOTAS

[1] Vesselin M. Budakov, Cacotopia: an Eighteenth Century Appearance in News from the Dead (1715), Notes and Queries Oxford University Press, Volume 256, Number 3, September 2011.

 [2] OED es el acrónimo de Oxford English Dictionary (nota de la traductora).

 [3] Oxford English Dictionary, CD-ROM edición, versión 3.0, Oxford, 2002.

 [4] Jeremy Bentham, Plan of Parliamentary Reform, London: R. Hunter, 1817, CXCII.

 [5] Jeremy Bentham, Plan of Parliamentary Reform, London: T. J. Wooler [Printed in the Year 1817, Reprinted and Re-published, with Notes and Alterations], 1818, 73.

 [6] La publicación podría titularse en español Noticias de los Muertos: o la Entrega Mensual de la Verdadera Inteligencia desde el Otro Mundo. Escrito por Mercurio. Traducimos “packet” por entrega, aunque lo acertado hubiese sido traducir esta palabra por “bolsa”, “saco” o “talego” y más cuando Mercurio era la divinidad romana de la riqueza y del comercio (nota de la traductora).

 [7] A juzgar por los anuncios en la prensa –The Controller, viernes 5 de Noviembre de 1714, nº 6; ibid., viernes 12 de Noviembre de 1714, nº 7, ibid., viernes 19 de Noviembre de 1714, nº 8; The Post Boy, 20 de Noviembre de 1714, nº 3049-, la primera parte de las entregas mensuales apareció en noviembre de 1714. Tras una pausa de varios meses, los siguientes siete fascículos de febrero a agosto salieron de abril a octubre de 1715.

 [8] La copia consultada está custodiada por la Biblioteca Británica con el código 1508/629. Me gustaría agradecer al personal de la Biblioteca Británica su amable ayuda en localizar y reproducir varios de los fascículos mensuales.

 [9] Thomas More, Utopia, trans. Ralph Robinson, ed. Edward Arber (London: 1556, 2nd ed., first pub. as A Frutefull Pleasaunt, and Wittie Worke; repr. London: A. Murray, 1869), 167.

 [10] [Thomas Berington,] News from the Dead…, Parte III, mes de Marzo, segunda edición (London: J. Morphew, 1719), 17. Con permiso de la Biblioteca Británica © The British Library Board. Código de biblioteca: 1508/629. Las referencias posteriores a la Parte III de esta edición son citadas en el texto entre paréntesis.

 [11] Nathan Bailey, An Universal Etymological English Dictionary (London: R. Ware, 1675).

 [12] Ibídem, punto y aparte.

 [13] Bailey, An Universal Etymological English Dictionary, punto y aparte; J. B., An English Expositour, punto y aparte John Kersey, Dictionarium Anglo-Britannicum (London: J. Wilde, 1708).

Nota de la traductora: el término médico “cacoquimia” etimológicamente denota depravación de los humores; la voz “cacodaimonía” significa demencia, posesión de un mal espíritu; la palabra “cacografía” indica ortografía o letra defectuosa, mientras que el vocablo “cacofonía” se refiere a lo malsonante, es decir, al vicio que se origina por la repetición de unas mismas letras o sílabas. Todo lo cual viene a ratificar que el afijo griego “κακòς” siempre va asociado a lo “defectuoso”.

 [14] Véase The Free State of Noland, or, The Frame and Constitution of That Happy, Noble, Powerful, and Glorious State in Which All Sorts and Degrees of People Find Their Condition Better’d (London: D. Brown, 1701). Para un comentario sobre “Ningún Lugar”, en ingles “Noland”, videtur [Charles Hornby], The Fourth and Last Part of a Caveat against the Whiggs, segunda edición (London: J. Morphew, 1712), 24.

 [15] Elisha Coles, A Dictionary English-Latin and Latin-English, cuarta edición, (London: R. E., 1699); Francis Gouldman, A Copious Dictionary (Cambridge: John Hayes, 1674).

 [16] Véase “Anno 9 & 10 Gulielmi III: An Act for the more Effectual Suppressing of Blasphemy and Prophaneness”, “By the Queen, A Proclamation”, in Church of England Canons, A Collection of Articles, Canons, Injunctions (London: John Baskett, 1713), 147–57.

 [17] Nota de la traductora: en la Biblia “Mammón” es el símbolo personificado de las riquezas (Lucas 16, 13, y Mateo 6,24). Además, en Timoteo I, 6:10 se explica incluso que “el amor al dinero es la raíz de toda clase de males. Por codiciarlo, algunos se han desviado de la fe y se han causado a sí mismos muchísimos sinsabores”.

 [18] [John Arbuthnot,] Law is a Bottomless-Pit (London: John Morphew, 1712), cap. XII, punto y aparte.

Nota de la traductora: anótese que “longorobitas” -latinizado longorobitae– es una voz compuesta del adjetivo latino “longus” (largo) y del sustantivo francés “robe” (vestido), y vendría a referirse a las personas que van con prenda amplia y larga.

 [19] Véase la nota número 6. Otros anuncios para la primera y segunda edición aparecieron en el Post Man y en el Historial Account, el jueves 7 de Abril de 1715, nº 11050; ibid., el sábado día 4 de Junio de 1715, nº 11150; The Daily Courant, el viernes 3 de Junio de 1715, nº 4246; The Evening Post, martes 5 de Julio 1715, nº 923; ibid., el sábado 30 de Julio de 1715, nº 934; ibid., martes 9 de Agosto de 1715, nº 938; ibid., jueves 11 de Agosto de 1715, nº 939; ibid., martes 25 de Octubre de 1715, nº 971; The Post Boy, sábado 2 de Abril de 1715, nº 4006; ibid., sábado 23 de Abril de 1715, nº 4015; ibid., martes 31 de Mayo de 1715, nº 4031; The Evening Post, sábado 31 de Enero de 1719, nº 1483; The Post Boy, martes 27 de Enero de 1718 [1719], nº 4604.

Scroll hacia arriba

Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en más información

ACEPTAR
Aviso de cookies