Friedrich Schleiermacher: Teoría Hermenéutica completa

Friedrich Schleiermacher,
Teoría Hermenéutica completa.
Edición, estudio y traducción de María Rosario Martí Marco.
Madrid, Instituto Juan Andrés, 2019, 284 pp.
ISBN 978-84-120587-3-4

Reseña de José Luis Calvo Landau

La edición de la Teoría Hermenéutica, de Fierdrich Schleiermacher (1768-1834), cubre una importante y llamativa laguna de las ciencias humanas en lengua española, y esto se ha hecho, cabe decir, con mayor solvencia o madurez de cómo ha sido realizado en las otras importantes lenguas occidentales. También, cabe añadir, gracias a esas otras experiencias y al lento proceso con que ha madurado, por supuesto, en la filología alemana, pero también en la cultura hispánica, donde por lo demás ya existía edición de casi todas las otras importantes obras, aunque no de ésta, la más sobresaliente, influyente y dificultosa, del filósofo, teólogo y filólogo alemán. Porque la hermenéutica de Schleiermacher es una obra emblemática, fundamentadora y clarificadora del ámbito de las ciencias humanas, actualmente, en época de malversación, mucho más que necesaria.

Schleiermacher definió la hermenéutica general como una teoría de la comprensión (Verstehen) y de la interpretación (Auslegen) con proyección en el fundamento metodológico de todas las disciplinas humanísticas. En ella concibe dos totalidades fundamentales para la interpretación del lenguaje: la lengua del discurso y el escritor o autor de ese discurso. Realiza así una renovación de la tradición hermenéutica preexistente mediante una incorporación o integración de métodos: el gramatical de W. von Humboldt, el semántico de Wolf, el histórico de Lessing y Ast, etc. Sigue en especial a Bopp, Lessing, Spinoza y debate la filosofía de contemporáneos como Jacobi, Reinhold, Fichte, Schelling y Hegel, según se deduce de la terminología empleada en sus textos. Su teoría se imbrica en las coordenadas intelectuales del periodo de la Ilustración y del Romanticismo, en pleno movimiento idealista. Por lo demás, Schleiermacher fue uno de los impulsores de la fundación de la Universidad de Berlín (1810), donde fue catedrático desde el inicio y en 1815 su rector. También fue miembro de la Academia de Ciencias de Berlín, institución fundada en 1700 por Leibniz, y desde 1814 su secretario.

Sobre la recepción del pensamiento del autor existen muchas y diversas fuentes que la traductora y editora analiza y reconstruye, singularmente las obras publicadas recientemente por los especialistas alemanes de nuestro tiempo y los estudiosos españoles e hispánicos, si bien no entra sino muy selectivamente en la discusión de la problemática heredada. La edición, ofrece en traducción directa del alemán los tres textos hermenéuticos (de 1805, 1809-1810 y 1819) más los llamados aforismos, todo ello de manera completa pues no omite párrafo ni frase alguna pese a las dificultades. Además, los textos van acompañados de unos correspondientes glosarios español-alemán-español. Para la traducción y el estudio, la editora ha hecho uso encomiable de todos los materiales disponibles; ha consultado un importante elenco de diccionarios históricos (Schmid, Seckendorff, Adelung, Campe o Krug, entre otros), y mantenido a disposición los manuscritos originales, aparte de toda la bibliografía específica y el abundante material del Centro de investigación Schleiermacher de la Academia de Ciencias de Berlín-Brandeburgo. La profesora Martí Marco ha realizado su trabajo durante estancias en esta institución, es decir acompañada por especialistas como Virmond, Arndt y el lingüista Ringmacher, de quienes ha recibido asistencia y con quienes ha debatido sucesivamente los diversos problemas traductográficos. La propia editora ha dejado expreso su agradecimiento a estos especialistas, con quienes ha dirimido muchas incógnitas, empezando por la de los textos a traducir.

Es preciso saber a fecha de hoy que gracias al estudio del legado conservado de los manuscritos, incluida la correspondencia epistolar, Virmond y Patsch reconstruyeron en lengua alemana en 2012 los textos subsanando las omisiones y errores de las ediciones anteriores, las cuales, evidentemente, son aquellas que originaron las traducciones disponibles en francés, italiano e inglés. La presente edición española asume, como actualmente era de esperar, las modificaciones de Virmond y Patsch. Martí Marco, pues, ha podido trabajar con seguridad sobre un aparato crítico textual que en realidad es resultado de más de cuarenta años de investigación alemana. Y es que la Hermenéutica de Schleiermacher es obra textualmente difícil por constituida mediante cursos y disertaciones, los cuales, aparentemente desenvueltos en trazado discontinuo, responden sin embargo a una progresiva formación que tras anotaciones esquemáticas conduce hasta una configuración ya próxima a la forma del tratado.

Schleiermacher, explica Martí Marco, supo vertebrar la hermenéutica mediante un régimen sistemático de resoluciones. La hermenéutica o interpretación es una actividad destinada, siguiendo el célebre y parafraseado enunciado de Schleiermacher, a comprender a un autor mejor de lo que él se comprendió a sí mismo. Schleiermacher pone en marcha un movimiento circular, una red en tanto “círculo hermenéutico” que se encamina a salvar la brecha texto-autor-comprensión. Para ello aborda por primera vez una hermenéutica general disciplinar, en una dimensión técnica o metodológica de las ciencias humanas, con fuerte anclaje comparatista. Es un arte de la comprensión cuya meta es el encuentro del intérprete con la obra y con su autor. De ahí que proyectase una teoría hermenéutica de rigurosa orientación disciplinar o científica y de aplicación general. Esto desde la conjunción de una vía doble, prosigue Martí Marco, fundada en su experiencia personal: por una parte desde la actividad filológica de la traducción y estudio de los Diálogos de Platón, por otra desde la ocupación teológica como pastor y profesor de teología y exégesis del Nuevo Testamento. Su objetivo fue mostrar el encuentro espiritual del intérprete con el autor por lo que subraya la radicalidad de comprender bien al autor, de ponerse en su lugar, de equipararse, asimilarse y reproducir recreando lo realizado.

Martí Marco insiste en el subrayado de que la Hermenéutica es la disciplina de la interpretación, un fenómeno universal de la vida del ser humano, así como, específicamente, una metodología técnica general y de aplicación práctica que se sirve de procedimientos analíticos y sintéticos, entre los cuales se han de observar usos lingüísticos, de estilo, contexto histórico, tradición literaria, biografía del autor. Es decir, gramática, retórica, historiografía, pensamiento… En este sentido, para Schleiermacher el lenguaje es individual pero también es creación histórica, ya que el desarrollo lingüístico del pensamiento parte del mundo histórico. El elemento central del análisis de la cuestión hermenéutica es el proceso de la comprensión (Verstehen), el arte de la comprensión (Hermeneutik als Kunst des Verstehens, 1819). Comprender es entender, alcanzar o penetrar algo, ceñir o rodear algo por todas partes. Se conoce lo que se comprende, de ahí el aspecto genético del conocimiento. Conocer es esencialmente comprender, interpretar y descubrir el sentido que el sujeto individual e histórico da a su discurso. Comprensión en la lengua (Verstehen in der Sprache) y comprensión del escritor (Verstehen des Schriftsstellers), comprensión del individuo (das Verstehen des Einzelnen) o a quien habla (Verstehen im Sprechenden). Schleiermacher traza la meta de la comprensión en el encuentro del intérprete con la obra y su autor. La hermenéutica es el arte de comprender perfectamente el discurso del otro, de ahí que Schleiermacher aporte a la indagación teorética una tesis metodológica de la interpretación del texto y el discurso. En este sentido, el criterio de autoría se convierte en el nuevo paradigma de la Hermenéutica general mediante la fórmula célebre repetida en la obra: comprender mejor que el mismo autor. Es continua la apelación a la idea central que se halla en todo su legado filológico y filosófico, a saber, la radicalidad de comprender bien al autor, de ponerse en su lugar, de equipararse, asimilarse y reproducir recreando lo realizado por él. Esta comprensión alcanza de uno u otro modo al conjunto de los objetos humanísticos.

En resumidas cuentas, Schleiermacher traza una epistemología de la hermenéutica como estudio de la comprensión contextualizada unificadamente entre filosofía y filología, entre lenguaje y pensamiento. Se aborda el arte de la interpretación gramatical y la interpretación técnica, llamada después psicológica, así como el método comparatista y el método adivinatorio, para después acudir a la cuestión de la reconstrucción. Como metodología técnica y esencial, estamos ante la moderna obra clave y más caracterizadora de las ciencias humanas.

Scroll hacia arriba

Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en más información

ACEPTAR
Aviso de cookies