Juan Andrés y La Literatura Española del siglo XVIII

Juan Andrés,
La Literatura Española del siglo XVIII.
Prefacio de P. Aullón de Haro.
Edición, estudio y traducción de Davide Mombelli.
Madrid, Instituto Juan Andrés, 2017, 150 pp.
ISBN 978-84-946603-2-0

Reseña de José Luis Calvo Landau

En 1804, en coincidencia con la Historia literaria de Bouterweck en Alemania, se publicó en Italia y en italiano la primera Historia de la Literatura Española moderna, que fue contemporánea, pues es relativa al siglo XVIII. Se trata de un texto breve pero abarcador, preciso y brillante, nunca editado ni referido como tal hasta el presente por la crítica ni por la historiografía. Sin embargo, es de saber que el dato se encontraba a disposición del lector avezado, pues así se puede comprobar en la bibliografía que acompaña a la edición moderna de la mayor de las obras de Andrés.

Esto, aun siendo caso un tanto extremo, avisa bien del estado de cosas en ciertas zonas de la Literatura Española, cuyo estudio con demasiada frecuencia se nos aparece enseñoreado de una inapropiada autosatisfacción y de una no menos persistente carencia de autocrítica. No disculpa en nada el hecho de que Juan Andrés, quien en 1917, año de publicación de este volumen por el Instituto científico que lleva su nombre, sólo tardíamente haya sido reconocido como gran autor y que solo a esa fecha se haya hecho pública evidencia de la constitución de una gran Escuela Universalista como consecuencia de la gran exposición bibliográfica celebrada en la Biblioteca Histórica de la Universidad Complutense. Este reconocimiento de Andrés y su Escuela significa de hecho una reformulación de la Ilustración europea y, como dice Aullón de Haro, la necesidad de reescribir no solo la Historia de la cultura española sino en general del pensamiento moderno. Ahora bien, Andrés es reconocido, cuando menos desde 1997, como el creador de la Historia universal de la Literatura mediante Origen, progresos y estado actual de toda la literatura, obra muy extensa de cuya importancia reiteradamente se ha dado noticia en diferentes lugares especializados o divulgativos, así en publicaciones como Analecta Malacitana o la revista Leer. Y asimismo debe notificarse, pues, la publicación de la ‘desconocida’ primera Historia “contemporánea” de la Literatura española.

Pero es más, el referido bicentenario de la muerte de Andrés acaecido en el año 2017, que dio comienzo con la indicada exposición bibliográfica y su correspondiente congreso, ha servido no únicamente para motivar la edición que aquí comentamos sino para dar cuenta de uno de los fenómenos mayores de la cultura hispánica, que no es sino la denominada Escuela Universalista Española del siglo XVIII, es decir la gran Ilustración española o hispánica, cristiana y científica hasta nuestro tiempo apenas conocida. Dice el profesor Aullón de Haro en el Prefacio de la obra, publicada originalmente en el Ape italiano como Della Letteratura Spagnuola, que Andrés “compuso en apretada, juiciosa y contundente redacción la que se puede tener como primera Historia de la literatura española ‘contemporánea’, del momento final que a su autor alcanza, es decir del siglo XVIII stricto sensu. Del texto de Andrés, exento de aparato por obvias razones, conviene subrayar su capacidad de síntesis, organización comparatista, juicio y comprehensión del objeto y sus contextos. Con sentido muy avanzado, según resulta más perceptible en nuestro tiempo si cabe, Andrés es capaz de describir y valorar de manera breve y atinada la función intelectual o artística de las obras, el marco institucional que las acompaña, cuya clave española a diferencia de otros países europeos reside en las Sociedades de Amigos del País…”. Pero el hecho es que una historiografía y una crítica deficientes se ha apropiado durante demasiado tiempo de la reconstrucción e interpretación moderna de la literatura y el pensamiento. “Bien explicó Cassirer, quien desgraciadamente no alcanzó a conocer la obra de Andrés por ser víctima él mismo de la malversación romántica que denunciaba, cómo la historiografía moderna fue una creación técnica de la Ilustración” (pág. 11).

La excelente edición de la obra por Davide Mombelli, constituye un ejemplo de adecuada documentación, de investigación rica y precisa capaz de contextualizar y matizar en su entorno intelectual el texto que traduce y presenta. El Estudio consta de tres partes, referidas sucesivamente a la historiografía literaria dieciochista, a los géneros literarios de la época y, por último, a la propia obra de Andrés objeto de edición, quien curiosamente fue capaz de escribir en Italia (pues nunca regresó a España tras la expulsión en 1767 de su orden religiosa y la condición propia de jesuita profesor de la Universidad de Gandía) con extraordinario conocimiento de la literatura de su país. Es decir, quien había compuesto la primera y extensísima Historia universal de la literatura, no dejó de escribir la primera Historia de la Literatura Española contemporánea. Los estudios dieciochistas establecidos, según se viene afirmando ya desde largo tiempo, están requeridos de una seria autocrítica y un nuevo planteamiento.

Scroll hacia arriba

Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en más información

ACEPTAR
Aviso de cookies